INDIGNADOS de CHILE
- En donde exista injusticia estaremos -

Última Actualización
del Sitio:
06-10-2012 20:50  

NUESTRA HISTORIA

 

Breve historia del movimiento de los Indignados

Nunca antes como ahora el mundo estuvo más conectado, gracias a las herramientas que proporciona Internet y la telefonía móvil es que a nivel mundial se ha ido conociendo casi al instante lo que acontece en diversos países.

La gente en las calles, en realidad, lleva décadas de protagonismo y es un sello singular del nuevo capítulo de la historia que se escribió a partir de la desaparición del muro de Berlín. Los países del bloque soviético fueron cayendo uno a uno frente a la indignación que provocaba el socialismo real que imperó durante décadas. En América Latina, ciudadanos indignados luego de los procesos de transición demostraron su disconformidad provocando las caídas de presidentes, por ejemplo en Brasil (1992), en Venezuela (1993), en Ecuador (1997) y hasta en la propia Argentina (2001).

El mundo entero comenzó a despertar el año 2011, la crisis vivida por Islandia producida por el juego de la banca, sumada a las revoluciones del mundo árabe como las que hemos visto en Siria, Túnez, Irán y Yemen dan un claro ejemplo de que el común de la gente se cansó de soportar ser vista y tratada como un objeto en mano de políticos y banqueros, como meros espectadores a los que pasar por alto mientras las altas cúpulas decidían sin miramientos morales ni éticos, el destino de sus propios países basados primordialmente en satisfacer sus propias necesidades.

El 30 de marzo de 2011 se realiza en España la primera protesta juvenil, una huelga general de estudiantes, contra la precariedad laboral, los recortes presupuestarios en la educación, el plan Bolonia y el aumento de las tasas universitarias.

El 07 de abril de 2011 la plataforma Juventud sin Futuro, nacida al alero de los jóvenes universitarios organiza una marcha en Madrid, España, contra la crisis económica culpando de ésta a la partitocracia política encabezada por el PPSOE.

El movimiento internauta No les votes, nacido en respuesta a la Ley Sinde contra la libre distribución de obras, instó a no votar a los partidos que la apoyaron: PSOE, PP y CiU. En este contexto aparece el escritor y diplomático francés Stéphane Hessel, uno de los redactores de la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 y autor del libro “¡Indígnate!”, plantea un alzamiento contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica. Sirviendo como motivación para el movimiento de los Indignados.

El movimiento conocido mundialmente como el de los Indignados comenzó a gestarse producto de estas disconformidades, las protestas acontecidas en España a contar del día 15 de mayo del 2011 inspiradas en la revuelta en Grecia de 2008 y también en las Revoluciones y protestas en el mundo árabe de 2010-2011, dieron inicio a la organización de simples ciudadanos, que unidos solo por el deseo de lograr una democracia participativa, alejada del partidismo político y del dominio de instituciones bancarias y/o corporativas comenzaron a manifestarse en diversas acampadas en las diferentes plazas españolas las que después fueron realizadas en otras partes del mundo por expatriados españoles.

Como principios generales que identifican a los indignados se señala que son una agrupación ciudadana sin fines partidistas (no sirviendo a ningún partido político existente ni a ningún sindicato) lo que no implica necesariamente que dentro del grupo de indignados se encuentren personas que pertenecen o militan en alguno de estos, que todas las manifestaciones se harán en forma pacífica y que el orden de la agrupación se presenta en forma horizontal y transparente.

El 17 de mayo de 2011, los autores del Manifiesto del Movimiento 15M – ¡Democracia Real YA! se consideraban preocupados e indignados por el panorama político, económico y social existente en España, marcado por la corrupción de los políticos, banqueros y grandes empresarios. Declararon por medio de un comunicado de prensa que mediante la unión de la sociedad civil es posible construir un sistema mejor. Por ello sostuvieron firmemente lo siguiente:
Las prioridades de toda sociedad avanzada han de ser la igualdad, el progreso, la solidaridad, el libre acceso a la cultura, la sostenibilidad ecológica y el desarrollo, el bienestar y la felicidad de las personas.

Nosotros los desempleados, los mal remunerados, los subcontratados, los precarios, los jóvenes… queremos un cambio y un futuro digno. Estamos hartos de reformas antisociales, de que nos dejen en el paro, de que los bancos que han provocado la crisis nos suban las hipotecas o se queden con nuestras viviendas, de que nos impongan leyes que limitan nuestra libertad en beneficio de los poderosos. Acusamos a los poderes políticos y económicos de nuestra precaria situación y exigimos un cambio de rumbo.

En España aparece la Asociación por la Tasación de las Transacciones Financieras y por la Ayuda a los Ciudadanos, la que plantea un nueva ley electoral que garantice la igualdad de todas las personas ante los procesos electorales, una jurisdicción que expulse de la vida política a los corruptos y unos medios que garanticen pluralidad de opinión.

Juan Torres López y Carlos Martínez García, del movimiento15-M en su declaración a la prensa hartos de la estafa y la impunidad señalan: que la inmensa mayoría de los políticos, periodistas y tertulianos no han querido oír en los últimos tiempos a los jóvenes con tasas de paro del 45 %; ni a los miles de personas que reclamaban al Banco de España (equivalente al Banco Central ) y los tribunales que los defiendan de las estafas de los bancos en forma de contratos de swaps, clips y demás engaños; ni a los cientos de miles de familias que han perdido la vivienda; ni a las docenas de miles de pequeños y medianos empresarios que cierran sus empresas porque no reciben ni un euro de bancos que usan las ayudas públicas para seguir especulando; ni a los padres y madres de familia que tienen cada vez más dificultades para llegar a fin de mes mientras los beneficios de las grandes empresas y bancos se disparan; ni a quienes decíamos que las medidas que se estaban tomando no eran para resolver la crisis, sino para que quienes la habían provocado salieran de ella con más poder y más beneficios; ni a quienes empezaban a sentirse indignados porque el gobierno llamara a La Moncloa para crear empleo a los grandes directivos de las empresas y bancos que más puestos de trabajo han destruido en los últimos años.

El 20 de mayo de 2011 los manifestantes de Madrid crean una serie de propuestas que fueron consensuadas en la Asamblea del Sol.

Las distintas manifestaciones del 19 de junio convocaron a un gran número de ciudadanos en más de 60 ciudades de España, llegando algunas estimaciones al millón de personas.

Un mundo de indignados se ha alzado en el último período histórico. No reconoce territorios, culturas, ni fronteras ideológicas. Y lo que es más notable para los interesados en la política comparada, los indignados, en sentido amplio –sean ciudadanos o no– habitan tanto regímenes autoritarios como democráticos. El cambio súbito se exige en vastos territorios del planeta. Y, donde no, la intranquilidad va ganando día a día adeptos.

La indignación de las multitudes en la calles cobra sus víctimas políticas, sean gobiernos democráticos o autoritarios. Los regímenes parlamentarios europeos pueden reprimir las manifestaciones y actuar con sus fuerzas de seguridad como parte de Estados democráticos. Pero los ciudadanos, a su manera, están reclamando una suerte de transición hacia otro tipo de democracia.

Las poblaciones del mundo árabe en rebelión volcadas en las calles han concluido con algunos regímenes autoritarios –y seguirán otros– y reclaman una transición hacia regímenes de tipo democrático. Tras la caída del presidente de Túnez, le siguió Egipto, las rebeliones en Libia y las actuales protestas callejeras en Siria, salvajemente reprimidas por el régimen de la familia Al-Assad, todavía imperante.

En América Latina también la ciudadanía se ha declarado indignada, precisamente en nuestro país Chile se ha desatado en las manifestaciones de los estudiantes secundarios y universitarios que agrupados en organizaciones como la CONFECH, la CONES, la ACES han salido a las calles acompañados por sus padres y simpatizantes para reclamar al gobierno de turno la solución al problema educacional, mismo que había desatado con anterioridad las marchas de los estudiantes en el año 2006 denominado “movimiento pingüino”. Entre los puntos que mueven a los indignados chilenos se plantea el fin al lucro con la educación, se ha manifestado también el rechazo a los distintos proyectos energéticos propuestos por el gobierno, a la fecha este movimiento estudiantil lleva 5 meses y no se vislumbra una salida próxima, se ha caracterizado por marchas en todo el país acompañado de huelgas de hambre de algunos de sus protagonistas y aunque no ha querido ser sopesado por la clase gobernante y política del país, éste alcanza una adhesión por sobre el 86% respaldo de por mucho mayor que el alcanzado actualmente por el gobierno que apenas se empina por el 22%..

El 07 de septiembre de 2011, día en que se celebra la independencia de Brasil se ve marcado por las protestas, ya que precisamente este día fue escogido por los indignados brasileños contra la corrupción para dar comienzo a sus manifestaciones las que se realizaron en 35 ciudades de 20 estados del país. Todas las convocatorias se realizaron utilizando la cobertura que les otorgaba las distintas redes sociales presentes en internet.

También durante el mes de agosto de 2011, en Colombia se ha dado inicio a las marchas de los estudiantes para evitar que el congreso realice reformas en su modelo educacional.

El 18 de septiembre de 2011, en estados unidos, un grupo de ciudadanos acampa en las afueras de wall street a manera de protestar y de que se responsabilice a los banqueros y a las grandes corredoras y aseguradoras por el debacle económico que afecta al país y que acarreará al resto de las economías del mundo a una nueva recesión.

Y no solo en occidente se ve que el movimiento de los indignados surge como una protesta ante los diversos regímenes de los gobiernos actuales, en Israel muchos jóvenes llevan días acampados en ciudades como Jerusalén, Tel Aviv, Beersheva, Jerusalén o Kfar Saba. Sus reivindicaciones: acceso a una vivienda digna, la bajada de precios en bienes de consumo básico.

Hasta ahora la página de la historia que trata de la indignación de la ciudadanía a nivel mundial no está totalmente escrita y los indignados seguirán sumando y manifestándose en todas partes mientras los gobiernos no ofrezcan una real democracia participativa, que contemple la justicia y la equidad social.

 

 

TO CHOOSE LANGUAGE

 

 

 


- MOVIMIENTO CÍVICO SOCIAL Y CULTURAL INDIGNADOS DE CHILE -
Santiago de Chile y Regiones
- NO LES VOTES - YES WE CAMP - ACAMPADAS - DEMOCRACIA REAL YA - DRY - PUERTA DEL SOL - INDIGNADOS - 15-M - GLOBAL CHANGE - OCUPA - 99% -